Rutas Gastronomía volcánica
Gastronomía volcánica
Ruta 5

Escápate a la tierra de los volcanes dormidos y de los paisajes que se mantienen intactos.

La Garrotxa es un territorio donde se come lo que ves en el campo, en el bosque, en las montañas… Donde la cocina volcánica homenajea a sus productores en cada plato y la gastronomía se transforma en una manera de aproximarse a su gente y acercarse a su historia y a su presente.

#1. Sant Esteve d’en Bas, donde el tiempo parece haberse detenido

Con el Puigsacalm como telón de fondo, Sant Esteve d’en Bas presume de una iglesia majestuosa y de uno de los templos parroquiales de estilo románico más importantes de la comarca.

#2. Adéntrate en el mundo de los quesos artesanales en La Xiquella

Desde su pequeño obrador, en el corazón de La Vall d’en Bas, La Xiquella elabora sus quesos de forma artesanal y los ofrece al público a través de una visita guiada a su quesería y de una degustación y maridaje rodeados de este maravilloso paraje de la Garrotxa. En La Xiquella, quesería y, al mismo tiempo, granja, también podrás disfrutar de una relajante estancia en un magnífico entorno rural.

#3. Mas la Coromina: ¿compartimos un día de payés?

Ponte las botas y descubre cómo es la vida en una casa de payés tradicional. En el Mas la Coromina, en el corazón de La Vall d’en Bas, podrás visitar la granja ganadera, participar en algunas de sus tareas y degustar la leche y los productos derivados y que se elaboran artesanalmente desde hace más de cincuenta años.

#4. Santa Pau, el pueblo de las judías

Santa Pau es amor a primera vista. Pasea por esta población medieval amurallada, en pleno corazón del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa: recorre su Plaça Major, porticada con arcos desiguales, y los diferentes callejones estrechos que conducen hacia la iglesia de Santa Maria. Y, sobre todo, no te vayas sin probar antes la auténtica judía de Santa Pau, tan relevante en la gastronomía volcánica.

#5. Vol de Coloms, los volcanes de la Garrotxa desde el cielo

Sobrevuela el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, de un valor incalculable, a bordo del globo aerostático de Vol de Coloms. Flota en el aire, en calma y en silencio, y disfruta de una de las áreas de volcanes dormidos más importantes de Europa a vista de pájaro. Después del vuelo podrás degustar un buen desayuno de payés, donde no faltarán las judías de Santa Pau, el pan con tomate y embutido, los postres de la Cooperativa La Fageda y la magnífica ratafía de Olot.

Para los amantes de las nuevas experiencias, ¡este punto de la ruta es un must!

#6. Adéntrate en la Fageda d'en Jordà y descubre la Cooperativa La Fageda

Referente en valores sociales y en éxito empresarial, la Cooperativa La Fageda te ofrece una visita guiada por la emblemática reserva natural de la Fageda d’en Jordà, donde descubrirás la geología, la fauna y la flora del entorno, y donde disfrutarás de un pequeño pícnic en grupo. Después, su finca, la masía Els Casals, te abre las puertas para que puedas conocer el obrador de mermeladas y la fábrica de yogures, helados y postres. Si aún no lo has hecho, ven a conocer este proyecto social, todo un icono de la comarca.

#7. Olot, la capital de los volcanes

Olot es conocida como la capital de los volcanes. La ciudad está rodeada de cuatro volcanes —el Montsacopa, el Montolivet, el Garrinada y el Bisaroques— y de un rico patrimonio natural integrado, entre otros elementos, por los humedales de la Moixina y el volcán Croscat. La localidad ofrece delicias paisajísticas, pero también gastronómicas: la ratafía, las patatas de Olot, el roscón de anís o la torta de chicharrones. ¡Visita el mercado de Olot y pruébalas!

#8. Aunque que sea solo una vez en la vida... tienes que cruzar el puente medieval de Besalú

Símbolo de la Cataluña medieval, Besalú es uno de los conjuntos históricos mejor conservados. Esta población judía destaca por su emblemático puente medieval y por la belleza y el romanticismo que desprende, lo que la ha llevado a ser escenario de muchas películas, series o anuncios de televisión.

Pasea por sus callejones y acércate al micvé, el baño utilizado en los rituales del judaísmo y situado bajo los restos de una antigua sinagoga.

#9. Mas Vida, la bodega de la Garrotxa ampurdanesa

Mas Vida es la bodega de la Garrotxa ampurdanesa. Regentada por mujeres, esta pequeña bodega situada en Cistella, en una antigua rectoría que vuelve a tener vida, te ofrece visitas guiadas, comidas entre viñas, talleres y cenas con maridaje. Un pequeño paraíso en un entorno con una larga historia vinícola.