Be Inspired Verano La mejor escapada gastronómica de verano
Restaurante Compartir, Cadaqués. Autor: Joan Divi Figueras
La mejor escapada gastronómica de verano
Cocina elaborada o tradicional, pero 100 % de proximidad

Se te hará la boca agua cuando acabes de leer toda la serie de restaurantes que destacamos de diferentes zonas de nuestro territorio, ideales para una escapada gastronómica de lujo en verano (o el resto del año, claro). Sin olvidar la magnífica carta de vinos de la D. O. Empordà que estos restauradores a buen seguro te pondrán sobre la mesa… 🙂

GASTRONOMÍA DE COSTA

Satisfacer nuestro paladar frente al mar es todo un lujo, y Cadaqués es seguramente el rincón de la Costa Brava más pintoresco para hacerlo. Siempre vale la pena visitar esta población, y con más motivo si tenemos en cuenta su amplia oferta de restaurantes. En la bonita terraza de la Enoteca MF podemos compartir variadas tapas creativas maridadas con vinos de la bodega Martín Faixó, de los mismos propietarios que el local. Se trata de un proyecto familiar que también incluye el restaurante Can Rafa, regentado por Rafa y Carmen y las nuevas generaciones de la familia, donde la cocina de mercado elaborada con un producto excelente es ya toda una tradición local; una tradición también arraigada en el restaurante familiar Es Baluard y en el mítico Casa Anita, abierto desde 1940.

Frente al mar, en tierra de volcanes o a los pies del Cadí… ¡It’s up to you!

El que se ha ido haciendo un hueco en Cadaqués es el restaurante Compartir, de cocina moderna y elaborada y propiedad de los tres chefs del galardonado restaurante Disfrutar de Barcelona, discípulos de las artes culinarias de Ferran Adrià. Desde Llançà, el equipo de cocina de Els Pescadors y su chef, Lluís Fernández Punset, hijo de los fundadores, buscan la excelencia en la buena cocina familiar desde los fogones de este restaurante histórico y reconocido en la comarca. Pero si se trata de buscar elaboraciones más originales, tenemos que hablar de la Taberna Cal Barber o de La Tastaolletes de Sant Antoni de Calonge. Dos establecimientos en primera línea de mar e incluidos en la Ruta del Vino D. O. Empordà. El primero está especializado en cocina de proximidad, sostenible y ecológica, y el segundo en cocina de autor, original, sorprendente y con productos de kilómetro cero.

ENTRE LA LLANURA Y LA MONTAÑA

Algo más lejos de la playa también encontramos una excelente cocina, incluso especializada en los productos del mar (a la brasa), como en el restaurante Sala Gran de Llofriu. Por otra parte, a las órdenes del chef Damià Rafecas, la carta del restaurante Vicus de Pals sorprende cada temporada con una innovación de recetas tradicionales que da como resultado una cocina catalana elaborada y excelente.

Los amantes de la cocina de montaña no pueden dejar pasar la oportunidad de visitar Olot, cuna de la cocina volcánica, donde se encuentra el restaurante La Quinta Justa. A partir de productos de kilómetro cero, como las judías de Santa Pau, el farro (gachas de harina de maíz), los nabos negros o la patata de La Vall d’en Bas, el cohesionado equipo de este restaurante, establecido en un edificio modernista, brinda una cocina tradicional catalana excelente, moderna y elaborada en la justa medida. Y no hay ciudadano de Olot que no haya vuelto, una y otra vez, a los restaurantes Hostal dels Ossos o L’Hostalet, este último situado en el precioso pueblo de Els Hostalets d’en Bas, para disfrutar de una auténtica cocina volcánica.

Y de la cocina volcánica a la cocina de altura… En Das, en la Cerdanya, podemos probar suculentas elaboraciones a base de achicoria, patatas, colmenillas o perdiz en el restaurante Das 1219.

No nos gustaría hacernos pesados, pero es que las propuestas son infinitas… 🙂

  • En Roses, recomendamos los restaurantes Draulic y Can Cervera.
  • En S’Agaró, la cocina moderna cerca del mar del restaurante Godard.
  • En Sant Feliu de Boada, la masía restaurada de Can Bach, donde probar el arroz de Pals.
  • Y, en Sant Antoni de Calonge, la cocina ampurdanesa de Kubansky.
Comparte